Cómo hacer una compra saludable que te ayude a adelgazar

¿Quieres adelgazar y mantener un peso saludable pero no sabes por dónde empezar? Pues aquí vengo yo para contarte que el primer paso (y casi te diría que el más importante) es TU CESTA DE LA COMPRA. Hacer una compra saludable es la base para que consigas ese cambio físico que estás buscando.

hacer una compra saludable

Si no compras bien tendrás al alcance de tu mano continuamente productos y alimentos que no te permiten ni adelgazar, ni mejorar tu salud.

Por eso es tan importante que aprendas a comprar de forma inteligente y saludable. Y para conseguirlo debes tener en cuenta cómo compras, dónde compras y cuándo compras.

Piénsalo, para evitar la tentación de comer alimentos “poco saludables” no necesitas tener mucha fuerza de voluntad. Sólo necesitas tomar una buena decisión una vez y ya.

Es decir, tomar la mejor decisión cuando estés haciendo la compra.

Lleva una lista de la compra

Nada funciona mejor que tener planificada la compra para llenar tu cesta de manera saludable.

hacer lista de la compra saludable

A todos nos ha pasado alguna vez; Llegamos al súper sin haber planificado lo que tenemos que comprar, y empezamos a escoger los productos que nos llaman la atención en ese momento. Error.

Así solo lograremos tener una despensa que no nos proporcione ingredientes para comer de forma saludable. Por no hablar de que de esta manera acabas tirando a la basura muchos alimentos que no llegas a consumir, lo que no afecta solamente a tu salud, sino también a tu bolsillo.

¿Y cómo podemos evitarlo? Haciendo una lista de la compra basada en los menús que vamos a comer.

Primero elabora un menú semanal saludable y equilibrado donde Incluyas alimentos de todos los grupos nutricionales en sus cantidades adecuadas. Y después, escribe tu lista incluyendo solo los ingredientes que necesitas para preparar esas recetas.

Mi consejo extra en este punto, es que construyas tus menús alrededor de los alimentos saludables que más te gusten. Esto te ayudará a seguir tu dieta con facilidad, a no abandonarla y a disfrutar más de tu cambio de hábitos alimenticio.

Siempre que puedas compra en Mercados

Si. los supermercados y las grandes cadenas abundan y siempre tenemos alguno a mano. Y es tan cómodo eso de entrar a un establecimiento y comprar todo lo que necesitas de golpe, que se hace muy atractivo recurrir a ellos.

hacer compra sana

Pero aquí va una gran recomendación, siempre que puedas haz tu compra en los mercados tradicionales.

¿Por qué? Te ahorrarás sufrir todas las técnicas de marketing que aplican los supermercados por sus pasillos. “Que si esto te lo coloco en la zona dónde más compras se realizan, que si lo otro te lo pongo al lado de las cajas para que piques, que si te ofrezco un 2×1 en ese producto tan tentador…

Ni te imaginas la cantidad de estrategias que aplican los supermercados en sus locales para que tú compres de más. Y como lo que mejor les funciona es vender esos productos súper tentadores (que suelen ser los menos saludables), ahí es donde concentran casi todas sus argucias.

Ahórrate estar luchando contra todas esas tentaciones poco saludables y acude a un mercado de toda la vida.

En un mercado te aseguras que lo que compras son productos frescos y de temporada, lo que es genial para tu línea y tu salud. Y evitas encontrarte con tantos alimentos ultraprocesados llenos de harinas refinadas, azúcares y grasas de mala cantidad.

Sigue estos consejos cuando hagas la compra en un supermercado

No todo el mundo tiene un mercado a mano, lo sé. Por eso también te voy a dar 3 consejos para que hacer una compra saludable en el súper te sea más fácil.

compra saludable en supermercado

Como te he adelantado antes, Los supermercados están llenitos de estrategias de marketing para hacerte comprar de más. 

Tienen estudiado desde el recorrido de sus pasillos, hasta la altura a la que deben colocar los productos para que se venda más. Y si tienes en cuenta que el 50% de las decisiones de compra se toman en los pasillos, tu mejor opción es seguir estos consejos:

  1. Haz la compra al revés

¿Cómo dices, Luis? Me explico: Los supermercados suelen tener marcado un recorrido, si te fijas todo el mundo entra en el establecimiento y comienza el recorrido por la derecha, ¿verdad?

Pues yo te propongo que lo hagas al revés, que recorras los pasillos de izquierda a derecha.

Normalmente estos establecimientos colocan los alimentos más sanos (verduras, frutas, huevos, carne y pescado fresco…) en la primera parte de su recorrido.

Y esto lo hacen porque saben cómo funciona tu cabeza. Una vez que tienes en el carrito los productos saludables que habías planificado comprar, tu mente se relaja, piensa que ya ha cumplido con lo que tenía que hacer, y empieza a tomarse licencias.

“Bueno, como ya he comprado lo más importante, ahora me permito algún caprichito.” Piensa tu mente cayendo totalmente en la estrategia del supermercado…

Prueba a realizar la compra empezando por la izquierda y verás cómo caes en menos tentaciones. Tu mente seguirá preocupada por no haber cogido todavía lo que de verdad iba a buscar, y a ti te será más fácil comprar de manera inteligente.

2. Ponte un tiempo límite para hacer la compra

Los supermercados también se preocupan porque pases cuanto más tiempo en ellos mejor. Su lógica es aplastante, cuánto más tiempo pases dentro más vas a comprar.

Así que este consejo suele funcionar muy bien. Haz una media de lo que sueles tardar en hacer la compra, si por ejemplo sueles gastar una hora en esta tarea, proponte bajar a media hora tu próxima visita al súper.

Haciéndolo en menos tiempo te ahorras un montón de productos que no tenías pensado comprar.

3. No compres ningún 2×1

Ni ningún 2×1, ni ningún 2×3, ni ninguna oferta que no tuvieras planificada.

La clave está en que mientras estás cambiando tus hábitos alimenticios, te concentres solo en tu lista de la compra. Si en ella no tenías planteado comprar dos productos iguales, no lo hagas.

Las ofertas pueden ser muy tentadoras, pero tú en estos momentos tienes la gran tarea de empezar a comprar bien, y estas ofertas te lo suelen complicar.

Si las esquivas durante una temporada a penas notarás el gasto de más que te pueden suponer, y sin embargo te ayudará mucho en tu objetivo.

Aprende a leer las etiquetas de los productos

Lo sé. Puede que no haya nada que te dé más pereza que ponerte a leer etiquetas en medio de los pasillos del súper o del mercado. Y no me extraña, porque la información que nos muestran parece un jeroglífico indescifrable en la mayoría de los casos.

leer las etiquetas de los alimentos

Pero piensa que si aprendes a mirar lo que realmente es importante, esta tarea será mucho más rápida y, además, una vez selecciones un producto y lo revises ya no tendrás que volverlo a hacer nunca más.

Sí de verdad te importa tu alimentación y la de tu familia, o compras solo alimentos que no lleven etiquetas (legumbres, verduras, frutas…). o te toca tomarte un minuto extra para revisarlas.

En realidad solo necesitas prestar atención a algunas cosas específicas (y muy fáciles) de cada producto:

. Huye de los productos que tengan una lista larga de ingredientes. Son tan pocas las excepciones de alimentos que merezcan la pena (nutricionalmente hablando) con una lista larga, que lo mejor es que descartes todos los productos que la tenga.

. Lee los 5 primeros ingredientes. No lo compres si entre ellos aparece “azúcar” o cualquiera de sus otras formas de nombrarlo (prepárate porque hay muchas):

  • Dextrosa
  • Fructosa
  • Maltodextrina
  • Galactosa
  • Glucosa
  • Sacarosa
  • Lactosa
  • Malta de cebada
  • Jarabe de arroz
  • Jarabe de maíz
  • Jarabe invertido a raíz de jugo de caña
  • Jarabe de arce
  • Zumo concentrado
  • Jugo de caña
  • Miel de caña o melaza
  • Turbinado

. Mira las calorías por porción. Ten en cuenta que una ración marcada por el fabricante no es siempre lo que consumes. Si tú comes el doble de lo que han marcado, debes pensar que vas a consumir el doble de calorías.

. Revisa estos 3 puntos:

Grasas trans: Solo es aceptable 0gr.

Sodio: Menos de 140gr. por porción.

Fibra: Por lo menos 3 o 4 gr. por porción.

No vayas a la compra cuando tienes hambre

Este último consejo parece muy obvio, pero muchas veces nos lo saltamos.

comprar sano para adelgazar

De hecho, encontramos que las horas con más público en los supermercados coinciden con el horario previo a la cena y a la comida.

Por un lado es normal que esto ocurra porque durante la semana acudimos a comprar después del trabajo (justo antes de cenar), y los fines de semana, como a nadie le apetece madrugar para ir temprano, la mayoría de nosotros acabamos comprando también justo antes de la comida.

Pero como tú te has propuesto adelgazar y alimentarte mejor, tienes que buscar un horario en el que no tengas nada de hambre, por ejemplo, en tu día libre después de que hayas almorzado.

Cuando el hambre no nuble tus sentidos, harás mejores elecciones de alimentos, te lo aseguro.

Recuerda: Hacer una compra saludable es la base de una buena alimentación

Puedes estar cometiendo el error mucho antes de llevarte los alimentos a la boca. Por eso te animo a que sigas los consejos que acabas de leer y a que vayas a por tu objetivo desde hoy mismo.

Conciénciate de lo importante que es tu cesta de la compra y conseguirás el cambio de hábitos que estás buscando.

Y ya sabes que si necesitas más consejos sobre cómo hacer una compra saludable, o quieres que te guíe de manera personalizada hacia una alimentación top, solo tienes que ponerte en contacto conmigo aquí.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Reserva tus 3 sesiones de entrenamiento Gratis ahora.

Déjame tus datos y buscaremos un hueco para realizar tus 3 entrenamientos de prueba cuanto antes.

¡Vamos a por tu objetivo!

logo luis sanchez en vertical