Cómo conseguir motivación para hacer ejercicio. Las 5 mejores tácticas

Seamos sinceros, tú ya sabes que sumar un poco de ejercicio a tu vida te vendría muy bien. Sabes que tiene muchísimos beneficios, tanto físicos como psicológicos. Y de verdad que es algo que te gustaría conseguir. Pero te cuesta llevarlo a la práctica porque la motivación para hacer ejercicio no es algo con lo que te despiertes cada mañana.

Motivación para hacer ejercicio

Lo primero que tienes que saber es que nos pasa a todos al principio. Nadie se levanta un buen día diciendo: “¡Hoy lo que más me apetece del mundo es entrenar!”.

Como casi todos los buenos hábitos, hacer ejercicio nos cuesta un poco de esfuerzo. Tenemos una mente muy enfocada a gastar la menor cantidad de energía posible, algo que hace millones de años nos ayudaba a sobrevivir pero que en la actualidad nos dificulta lo de tener una vida más activa y plena.

Por eso no podemos dejar que nuestra mente sedentaria nos gobierne, si queremos conseguir nuestros objetivos tenemos que buscar tácticas y trucos que nos faciliten el proceso de crear un nuevo hábito saludable.

Hacer ejercicio con regularidad solo te traerá ventajas, y como yo quiero ayudarte a conseguirlo, a continuación te cuento las 5 mejores tácticas para encontrar la motivación.

Enfócate en crear un hábito

Si estás leyendo este post seguramente ya has intentado practicar ejercicio con regularidad en alguna ocasión.

Y es que hacerlo no parece tan difícil, ¿no? Solo tienes que buscar una rutina de ejercicios enfocada en los resultados que quieres conseguir, y ponerte a practicarla.

Durante unos días todo puede ir genial, realizas tu rutina y te sientes mejor contigo mismo. El problema está en que la motivación por la novedad se pierde y tienes que aprender a mantenerte motivado para ser constante y no abandonar.

Por eso es fundamental crear el hábito de hacer ejercicio.

No lo dejes todo en manos de tu fuerza de voluntad, crea un hábito y te ayudará a ser constante.

Vale, y ahora estarás pensando “Pero ¿cómo logro mantener esa motivación para crear el hábito?“ En los siguientes pasos te doy las claves.

Define qué es para ti hacer ejercicio y Crea un plan

El concepto “hacer ejercicio” es tan amplio que lo primero que tienes que hacer es decidir tu manera de practicarlo.

empezar a hacer ejercicio

Correr, ir al gimnasio, salir a caminar, practicar algún deporte, bailar… todas estas actividades son “ejercicio”. Decide cuál se adapta más a tus gustos personales, con cuál conseguirás los resultados que buscas y qué tipo de actividad te ayudará a ser constante.

Igual ya has intentado ir al gimnasio y no te ha gustado, o te has apuntado a clases de salsa y has visto que lo de llevar el ritmo no era lo tuyo. No hay problema, hay tantas maneras de hacer ejercicio que puedes encontrar la que a ti más te motive.

Lo principal es que decidas qué quieres hacer exactamente.

Y cuanto más especifico seas a la hora de definirlo, mucho mejor. Por ejemplo, no es lo mismo que digas “Voy a empezar a caminar” que “Voy a empezar a caminar todos los días 3 km por el parque después del trabajo”.

La clave está en definir tu propósito y en que te respondas a todas estas preguntas: ¿Qué ejercicio voy a hacer? ¿En qué momento del día?, ¿Dónde lo voy a hacer? ¿Durante cuánto tiempo? y ¿Con quién?

Una vez tengas contestadas estas preguntas, escríbelas y ya habrás empezado a crear tu plan para hacer ejercicio.

Algo fundamental para que remates tu plan y que además es un tip súper poderosos para motivarte es lo que te cuento en el siguiente punto.

Busca una acción de tu día a día (que ya sea un hábito) como recordatorio

¡RECOMENDACIÓN!: No te saltes este paso.

Puede que pienses que un recordatorio no es necesario porque ¿cómo te vas a olvidar de hacer ejercicio?, si el problema no es que te olvides, sino que remolonees y acabes por no hacerlo. Pero te equivocas.

Crear el hábito de practicar ejercicio

La función de un recordatorio no es simplemente “no olvidarte de algo”, es también un fuerte motivador. Genera un cierto empujón psicológico, y es clave para crear un hábito.

Recordatorios puedes usar muchos; dejar tus zapatillas de deporte en la puerta, apuntar en la agenda tu entrenamiento o poner una alarma en el móvil. Todos te pueden servir.

Pero el motivador más grande que puedes usar es una actividad que ya sea un hábito en tu rutina.

Será mucho más fácil que logres tu objetivo con éxito si te propones hacer ejercicio justo después de una actividad habitual de tu día a día. Por ejemplo, al salir del trabajo, o después del café de la mañana, o cuando hayas acostado a los niños…

Lo ideal es que en tu plan de acción escribas: “Voy a hacer 20 minutos de ejercicios aeróbicos después del café de la mañana”.

Esto te servirá para tener unos pasos claros que seguir, en vez de quedarte solo con una meta sin definir en la cabeza y sin saber lo que hacer.

Y para que te sea más fácil seguir esos pasos que has marcado, la siguiente táctica te vendrá genial.

Date recompensas saludables

Que sí, que el ejercicio en sí mismo está lleno de recompensas. Todo lo que recibes al practicarlo son beneficios. Pero estos beneficios llegan a medio y largo plazo y nuestro cerebro funciona mejor con recompensas inmediatas.

conseguir hacer ejercicio

Así que démosle a tu cerebro un premio cada vez que practiques algo de ejercicio y lo de crear este nuevo hábito te resultará mucho más fácil.

Está claro que tienes que buscar recompensas saludables porque si te premias comiendo una tableta de chocolate después de entrenar, parte de tu esfuerzo habrá sido en vano.

Piensa en cosas que te gusten y que a la vez no tiren por tierra el esfuerzo que acabas de realizar. Por ejemplo:

  • Ver un capítulo de tu serie favorita
  • Darte un baño relajante
  • Tomar algo con tus amigos
  • Comer un tentempié saludable que te encante
  • Escuchar música…

Lo mejor de este punto es que la etapa de la “psicología de la recompensa”, es pasajera. Una vez que tengas el hábito del ejercicio, éste se convierte en su propia recompensa.

Cuando tu cerebro esté preparado para percibir las endorfinas que se liberan en tu cuerpo al practicar ejercicio, te sentirás más feliz y con mayor bienestar después de cada entrenamiento.

Así que apunta también en tu plan de acción las recompensas que te vas a regalar cada día, y estarás más cerca de tu nuevo hábito.

Decide con quién vas a realizar el ejercicio

Aquí cada uno somos un mundo. Hay a quien le motiva más practicar ejercicio solo, a quien le ayuda compartirlo con alguien, o quien necesita el apoyo de un entrenador personal que le guíe.

motivación para practicar deporte

Tienes que plantearte qué tipo de persona eres tú y definirte también en este punto.

Un buen consejo si todavía no estás seguro de lo que mejor te puede funcionar, es que pruebes. Hay mucha gente que se da cuenta que apuntándose a clases en un gimnasio, además de ponerse en forma consigue hacer amigos y eso les supone una motivación extra.

Otros sin embargo, han probado a entrenar solos centrándose en sus objetivos y lo que de verdad les ha dado una mayor motivación es ver que de esta manera consiguen antes los resultados físicos que buscan.

No deseches ninguna opción, prueba varias y encuentra la que te haga esta experiencia más amena y fácil.

Encuentra la motivación para hacer ejercicio viéndolo como algo divertido

Cómo motivarte para hacer ejercicio

Hasta ahora te habías planteado que hacer ejercicio era algo que te costaba. Pero ¿y si lo empiezas a ver como un momento para divertirte, para aliviar el estrés y para desconectar?

En el fondo sabes que hacer ejercicio también sirve para todo eso, solo tienes que empoderar ese pensamiento y repetírtelo más veces.

Cambiar tu mentalidad con respecto al deporte y al ejercicio será una de las cosas que más te ayude.

Y para que te sea más fácil conseguirlo, te voy a enumerar una lista de beneficios de hacer ejercicio, que si los recuerdas a menudo dispararan tu motivación:

  1. Mejora tu salud cardiovascular
  2. Hace que tengas la piel más radiante
  3. Mejora tu postura
  4. Hace que tengas menos dolores corporales
  5. Provoca que te sientas más feliz
  6. Controla tu peso
  7. Mejora tu composición corporal
  8. Te da más energía
  9. Aumenta también la energía de tu cerebro
  10. Reduce tu estrés
  11. Puede hacer que conozcas a personas nuevas
  12. Mejora tu sueño

Entonces, ¿te apuntas a hacer ejercicio con regularidad?

Y ya sabes que si tienes más dudas sobre cómo encontrar motivación para hacer ejercicio, me puedes escribir en los comentarios y te ayudaré en todo lo que pueda.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Reserva tus 3 sesiones de entrenamiento Gratis ahora.

Déjame tus datos y buscaremos un hueco para realizar tus 3 entrenamientos de prueba cuanto antes.

¡Vamos a por tu objetivo!

logo luis sanchez en vertical